El mejor truco contra el vicio de dejar las cosas para después

Por Leo Babauta en zenhabits.net/tada

Tu primer pensamiento al ver este artículo será "Ya lo leeré después".

Pero no lo hagas. Deja que el impulso para cambiar a una nueva tarea pase. Lee esto en este momento.

Te llevará dos minutos. Te ahorrará incontables horas.

He escrito un libro sobre terminar con el vicio de dejar las cosas para después, pero desde entonces se me ha ocurrido una técnica muy simple para batir el némesis favorito de cada uno. Es increiblemente fácil, pero como con todo, necesita un poco de práctica.

Pruébalo ahora:

Identifica la cosa más importante que debas hacer hoy.

Decide hacer sólo la primera pequeña parte de ella — sólo el primer minuto, o incluso 30 segundos de ella. Empezar es la única cosa que importa en el mundo.

Recoge las distracciones. Apágalo todo. Cierra los programas. Deberíais quedar sólo tu y la tarea.

Siéntate, enfócate en empezar. No en hacer la tarea entera, sólo en empezar.

Presta atención a tu mente, ya que empezarás a tener impulsos para cambiar a otra tarea. Tendrás impulsos por comprobar el correo o entrar a Facebook o a Twitter o a tu web favorita. Querrás jugar un juego o hacer una llamada o empezar otra cosa. Siente esos impulsos.

Pero no te muevas. Nota los impulsos, pero permanece quieto, y déjalos pasar. Los impulsos crecen en intensidad, luego pasan, como una ola. Deja que cada uno de ellos se vaya.

Nota también cómo tu mente intenta justificar no hacer la tarea. También deja que esos pensamientos auto-racionalizantes pasen.

Ahora sólo haz una pequeña acción para empezar. Un paso tan pequeño como sea posible.

Tú empieza, y el resto ya vendrá detrás.